jueves, 22 de diciembre de 2011

La buena es la que vuela


No sé un pimiento de teoría poética, no sé si el poema se enmarca en el barroco, en el simbolismo, si pertenece a la poesía social, a la poesía de la experiencia, a la poesía de vanguardia, al rap, o a la terapia adyurvédica.

Pero reconozco la poesía que me gusta. La leo como de adolescente escuchaba las canciones: con las venas y no con los oídos.
Y poseo la suficiente arrogancia como para decir: esto flota, esto se hunde.
Es la poesía del puro senso, la que llega sobrevolando y se posa en el cerebro sólo unos instantes, los justos para hacer comprender de forma fugaz, dejando un rastro de interrogantes a su paso.

Como decía Szymborska, la única respuesta que puede provocar un poema son dos puntos :

Defiendo la poesía sincera. Valiente. La que se escribe por necesidad.
Abomino de la poesía del ocio, del recreo metaforil, aquella que se enreda en sus propios laberintos, la que va colocando una capa de figuras literarias, una encima de otra, hasta lograr la opacidad total, la oscuridad absoluta. Miedito.
Poesía-trampa, poesía-criptograma sin patrón cifrado, poesía de ocho a cinco, que no vuela.
Tampoco la poesía ramplona, nacida a la sombra de esta última, la que aprovecha que el lector anda pensando ¿seré gilipollas? y entonces va y coge un poema, pongamos que de Vilariño, y concluye: esto sí, esto sí que lo entiendo, esto es bueno.

Es difícil la frontera. Es difícil mantenerse en equilibrio (es difícil vivir, joder).

Las ideas son invisibles, por eso hay que vestirlas, echarles algo encima para poder traficar con ellas, para poder pasarlas de unas manos a otras (como el hombre invisible debía ponerse gabardina y gafas para poder ser).
Pero lo importante es saber dotarlas de la picardía suficiente como para que se desnuden con gracia en mente ajena, para que hagan un striptease cadente y sensual.

Y cuando digo idea, tal vez esté diciendo emoción.
Y cuando digo striptease, estoy diciendo desnudo integral.

Joan Margarit decía que el límite de la poesía es el de la emoción.
No hay más. La poesía tiene que emocionar.
Frente a la erudición hueca y el artificio que no planta sus raíces en la emoción, la sencillez y la profundidad.
Frente a la poesía como un objeto onanista, el amor generoso de Paul Eluard, de Gabriel Ferrater, de Jaime Gil de Biedma, de Wislawa Szymborska, de Manuel Vilas, de Alejandra Pizarnik, de Natalia Litvinova, de Roberto Juarroz, de Pedro Casariego, de Pablo García Casado, de Chantal Maillard o de Ángel González. De todos esos pájaros que saben abrir dos puntos.

16 comentarios:

Flavia Company dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada tuya. La visión de los dos puntos. Y la idea de las ideas invisibles a las que haya que echarles algo encima para traficar con ella. Y sí, tal cual. :

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Pues si la poesía, para serlo, tiene que emocionar -y no hay más-, siento no ser muy original, pero he de decirte algo ya dicho: poesía eres tú... O, ¿por qué crees que viene uno a para aquí con tanta frecuencia?

Besos prenavideños, pero igual de babosos que los próximos.

Anónimo dijo...

La poesía sin duda te ha de emocionar, el asunto estriba en que no a todo el mundo le emociona lo mismo, es mas, incluso lo mismo dicho de diferentes formas puede causar esa emociónno hacerlo.

Lo que para mi es artificio para ti puede no serlo.

Anónimo dijo...

El anterior era yo.

Vicent.

Antonio Aragues dijo...

Magnífica entrada. Me ha encantado tu descripción de la poesía, algo, para mi, inalcanzable. Siento tanta emoción como admiración ante ella.

Rafa Chevira dijo...

Es cierto, joder, que dificil es vivir.
¡Cuánta mierda se envuelve para regalo!
Ante una película, una música, una poesía o una pintura (por poner algún ejemplo), solo vale tu criterio, solo vale si te vale. No hablo de calidad ni de técnica, hablo de eficacia.
Nadie puede enseñar a nadie a enamorarse.

Karibel Pérez Villalba dijo...

Comparto tu opinión. Una de las razones (a parte de la propia censura que la Vanidad construía para parapetarse de posibles críticas). Una de las razones decía, para no haber publicado hasta ahora mis poesías es no demostrar emociones, mi estado de ánimo al mundo. Evitar los comentarios, que se dan, de "¿esto es lo que sientes ahora?", "¿se refería a mi?".
Pero sí, cuando escribes poesía, al menos amorosa como es mi caso, todas ellas dicen de ti: sí siento, sí estoy jodida de amor, sí me siento abandonada, perdida, necesito reinventarme para sobrevivir, amo enormemente, etc... Si no dicen eso de ti, ¿para que escribirlas?
Y cuando así las escribes, es cuando a los demás les llegan. Quizás no todas, quizás no de la misma manera, pero son sentimientos tan universales, que nadie esta libre de ellos todo el tiempo.
Siento el rollo, pero esta entrada me ha llegado.

Gracias por escribirla.

Raúl dijo...

Hubiera querido escrito algo en asonante, al menos, pero soy incapaz.
Pasa estas fiestas como mejor puedas, anda, que es lo que le deseo a todo el mundo.
Besos.

BB dijo...

Poesía es lo que emociona, dices, pero, no todos nos emocionamos con las mismas cosas. Por ello, lo que para algunos es poesía, para otros, es basura. Lo que yo escribo, cuando me lanzo, es eso: basura sentimental, que ni vuela, ni trasciende.
Tú, te vuelcas, te descarnas, te flagelas... y siempre emocionas.
Besos, Bárbara (¡qué bárbara!).
BB

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Bueno, a unas pocas horas de la Noche Buena, sólo puedo felicitarte por lo que has hecho, por lo que has escrito y, eso sí, desearte felicidades para todos y cada uno de tu fructífera vida.

Eso sí: De treguas, nada;seguiré bebiéndome tu derroche de imaginación y buenas formas.

Aprovecho para felicitar a todos los visitantes de este foro.

t minúsculo dijo...

feliz Navidad Barbara
ya se que no rima
igual es invisible para ti
otros dirán que solo son disfraces

yo
no

Josep Vilaplana dijo...

La Poesía o te saca a bailar o sólo son palabras indispuestas. Es por ese motivo que te sigo, Bárbara, como beata en capilla oscura. Puro recogimiento a un paso del saludable e inconfesable vicio.

¡Qué te voy a decir que tú no sepas....!

Besos admirados.

Besos

Bárbara dijo...

Gracias FLAVIA, a mí también me gustó mucho la idea de los dos puntos de Szymborska, por precisa y hermosa. Un abrazo.

MSM, espero que sigas viniendo por aquí por muchos años a endulzarme los ratos.
Besos, mazapán.

Claro, VICENT, y ni siquiera hay que irse fuera de uno mismo para encontrar esa disparidad de opiniones. Hay días, que las mismas palabras no llegan igual, pero tampoco caigamos en el relativismo, que por ahí siempre se cuelan los mediocres.

Gracias ANTONIO. Yo creo que la poesía ha de ser inalcanzable hasta para el que la escribe, que le supere un poco eso que quiere decir, no sé cómo explicarlo mejor.

Es la eterna pregunta sin respuesta, RAFA. Pero como aproximaciones me quedo sin duda con las tuyas. Enamorarse es un trabajo vocacional.

KARIBEL, lo bueno de la poesía es que no habla de lo que uno siente sino de lo que siente el que lo lee. Y siempre será mejor atreverse a publicar algo, salga como salga, que tener en mente una obra maestra.
Gracias a ti por leerme.

Soy un poco scrunch, RAÚL, pero gracias. Yo también te deseo felices...

Hala, BB, no creo que sea basura, en cualquier caso creo que escribir es una acto saludable y terapéutico, aunque no se tengan ambiciones literarias. Besos.

Gracias T MINÚSCULO. A miles de kilómetros, va para allí un deseo igual de invisible y bueno. Seguro que lo ves.

Cuidado, JOSEP, que alguna te saca a bailar, y luego te pisa, la muy patosa.
Este 2012 promete, ¿a que sí?
Besos mutuos.

Natalia Litvinova dijo...

Es un placer

NáN dijo...

¿Y por qué no intervine aquí, que es donde más me duele?

Llevo un tiempo leyendo y releyendo a Costafreda, Casariego y Ferrater. Son 3 poetas raros, diferentes, exclusivos con un mundo muy propio que no cabe en una escuela, y quiero hacer 3 entradas de excepción en mi Semivago Procesional (que ya me vale de vago, que la última entrada es de octubre).

Y los 3 se suicidaron. Pero no es eso, sino la intensidad que te puede conducir al suicidio, lo que los une.

Bárbara dijo...

Placer es leerte, NATALIA.

Pues si esos 3 no valen una entrada, ya me dirás quien la vale, NÁN. Y hazle honor al nombre y sé sólo semivago, no vago completo.